Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Gato siamés

En esta página encontrarás toda la información relacionada con el gato siamés, además de consejos para su cuidado. Aquí revisa lo que te encontrarás:

Orígen de la raza del gato siamés

La raza del gato siamés o Thai es original del reino de Siam (hoy Tailandia).

No se cuenta con datos precisos de su antigüedad, pero se sabe que fue llevado a Inglaterra en el año 1871, donde se exhibió en el “London Crystal Palace”.

En 1890 fue llevado a los Estados Unidos.

Durante el reinado de Chulalongkorn era considerado como sagrado, así que únicamente la familia real y algunos sacerdotes podían tenerlos.

Gato siamés

Tipos o variantes de Gato siamés

Siamés moderno

Gato Siamés modernoEl  “Siamés moderno o Siamés estilizado” es una variante cuyo origen genético proviene del siamés ancestral.

El gato siamés moderno ha causado furor en las exposiciones felinas desde 1950.

Esta variedad de siamés suele ser la elegida para las competencias de gatos, debido a su elegante y fina figura.

Características

El peso del siamés moderno oscila entre los 2.5 a 3 Kg. para las hembras, y entre 3.5 a 5.5 Kg en los machos.

Sus formas son largas y flexibles.

Su cuerpo es estilizado, esbelto, bien definido y de músculos firmes pero delicados.

Sus colores se denominan “pointed y colourpoint” ya que, donde la temperatura corporal es más baja la coloración es más oscura.

El siamés moderno tiene orejas enormes con base ancha, pero que terminan en punta.

Tiene una cara fina y triangular, de hocico discreto.

Su pelaje es brillante, corto, suave, pegado al cuerpo y un poco denso.

Su cola es larga, delgada y termina en punta con un fino doblés.

Sus ojos son almendrados en posición oblicua, color azul y varía su intensidad.

Siamés tradicional

Gato Siamés tradicionalEl “Siamés tradicional o Thai” también es conocido como “Wichien-Maat” en Tailandia, su país de origen.

Con el objetivo de conservar el gen Thai, es reconocido como una raza diferente al siamés moderno. Esto por asociaciones como la WCF (World Cat Federation) y la TICA (The International Cat Association), entre otras.

Características

El Thai o siamés tradicional es de complexión mediana y compacta.

Se distingue por sus formas redondas y elegantes, tanto de cuerpo, cabeza, mejillas, patas, etc.

Sus orejas son alargadas y con base ancha.

Tiene un hocico pequeño, nariz fina pero más corta que el siamés moderno.

En esta raza, en sus dos variantes, los músculos son firmes y bien pronunciados.

Su cola es más corta y gruesa, también tiene la ligera curva al final, sin embargo termina en forma redonda.

De pelaje satinado, suave y corto.

Aunque todos los siameses son pointed, este tiene bastantes colores y variaciones.

Los ojos son semi-almendrados, profundos, un poco oblícuos y de color azul o celeste.

Carácter del Gato siamés

El carácter del Gato siamésSon unos gatos juguetones, amigables y curiosos, aunque no en todos los casos, suele variar su carácter.

Por lo regular guardan con recelo su fidelidad a una sola persona, a la cual seguirán y dedicarán desde sus más tiernos ronroneos hasta los más estrepitosos maullidos de auxilio, siempre por una buena causa.

Como sea, los siameses son gatos súmamente enérgicos, pero, como todo gato, también duermen mucho.

Sus principales horas de actividad son por las mañanas y terminando la tarde, casi entrando la noche.

Además, por su carácter, el gato siamés se recomienda para personas activas, ya que estos gatos tienen mucha energía.

El gato siamés también es conocido por serm tanto o más curioso que cualquier otro gato. Así que, los juguetes, pedestales o casas con muchos compartimentos, cascabeles, listones y, todo lo que pueda llamar su atención, son ideales para estos gatos.

Cuidados

¿Cuánto vive un gato siamés?

Este gato puede llegar a vivir más de 20 años, suele ser fuerte y longevo, sin embargo, puede llegar a padecer enfermedades genéticas.

Salud

Es importante prevenir, por ello debes llevarlos al veterinario para que le realice algunas revisiones.

No olvides que debes llevar al día todas sus vacunas y desparasitaciones.

Alimentación o nutrición

Como la mayoría de los gatos, debes alimentarle con un buen alimento balanceado unas 3 o 4 veces al día. Consulta a tu veterinario sobre que alimento le conviene más.

Aseo

Al tener un pelaje fino y corto, este no requiere de muchos cuidados, al menos no de manera regular. Ya sabes que el animal disfruta mucho de la atención que se le brinda durante su aseo. Para un buen cepillado, utiliza un cepillo especial para gatos de pelaje corto.

Mantén a su disposición un rascador para que se lime las uñas, y no olvides mantener limpio su arenero.

Limpia regularmente sus ojos, dientes, orejas y cola.

El gato siamés y los niños

El gato siamés también se recomienda para los niños, ya que, al contrario de lo que se cree, los gatos son muy tolerantes con los niños. y en especial los siameses.

Lo digo por experiencia propia, porque tengo el gusto de convivir con dos gatos siameses, y prácticamente han soportado desde que los carguen de las maneras más incomodas hasta uno que otro tirón de cola. Pero no hay que aprovechar, procura siempre estar al pendiente de la convivencia de los niños con los gatos. Más si el gato es un cachorro, ya que los niños puede que no comprendan muy bien al principio que el gato también es un bebé, y esto podría incomodar al gatito.

Entonces, debes ser el mediador para que tu gato siamés juegue adecuadamente con los niños. Debes hacer que los niños, en especial los más pequeños, convivan en perfecta armonía con tu gato, ya que esto mantendrá un hogar saludable y divertido. Pero recuerda, “los niños siempre serán niños”.

Este consejo también se puede aplicar a cualquier raza de gatos.

Entrenamiento y educación: algo importante

Y aunque en realidad depende mucho del carácter que tenga tu gato siamés, siempre recuerda que nunca debes de pegarle, pues tu gato depende completamente de ti. Tú eres su protector, tú eres quien le da de comer, eres quien les da la seguridad que necesitan para crecer y desarrollarse plenamente, tú los cuidas, tú eres su familia y su compañía.

Entonces, si en algún momento pierdes la calma y te desahogas con el gato, le vas a causar una terrible experiencia que va a recordar toda su vida, y que afectará de una manera negativa a su comportamiento.

Los animales no entienden por qué podría molestarte que jueguen con el papel de baño, muerdan las plantas, tiren algún adorno o foto, en cambio, tú si puedes entender que son accidentes. A nadie le va a pasar nada por algún objeto roto o mordisqueado.

Pero si de verdad el problema es muy persistente o serio, como por ejemplo “morder los cables de la luz”, puedes probar a rociarle la cara con un pulverizador o atomizador con agua. Sólo que debe ser en cuanto esté realizando la acción o travesura que tú no quieres que haga. Es un método «educativo» adecuado y hasta divertido, sobre todo cuando los desvergonzados llegan a hacer algo que definitivamente no te agrada.

En resumen, el gato siamés es como un amigo que siempre va a estar ahí para ronronearte, quererte y hacerte compañía, así que devuélvele el favor cuidándolo como se debe.

Add Comment